Contaminación en el Río Bueno: 7 pisciculturas producen más de 10.005 toneladas de biomasa

por | Mar 27, 2019

Son a lo menos 7 pisciculturas que impactan directamente en la cuenca del Río Bueno produciendo más de 10.005 toneladas anuales de salmónidos y que descargan sus desechos industriales al afluente.

La presencia de piscicultura de salmones y los nuevos proyectos que esperan ser aprobados, han puesto en alerta a organizaciones locales y a autoridades de Los Ríos que han puesto en duda el real impacto del estudio que permitirá establecer la Norma Secundaria de Calidad Ambiental para la Cuenca del Río Bueno y que fue anunciado por el Presidente Piñera.

Norma secundaria en la cuenca

Como parte del Plan de Inversión Regional 2018-2021 que presentó el Presidente Sebastián Piñera, se dio a conocer la ejecución de 300 millones de pesos para el inicio del “Estudio de antecedentes para generar Instrumentos de Gestión Ambiental en la cuenca del río Bueno” durante este segundo semestre.

Financiado mediante el Fondo de Convergencia Regional del 2017 y 2018, el estudio dará las bases científicas y técnicas para establecer los niveles de contaminación sobre toda la cuenca del Río Bueno y que signifiquen un peligro para la biodiversidad y comenzará a realizarse durante el segundo semestre del 2019.

Pese a eso,  se han despertado  voces de organizaciones sociales y ambientales de la Provincia del Ranco, debido a la cantidad de pisciculturas que producen más de 10.005 toneladas anuales de salmónidos  en la cuenca que abastece de agua potable a la zona.

Mapa hecho en base datos del SEIA con las 7 pisciculturas que directamente descargan desechos en cuenca del Río Bueno. * Piscicultura San Pablo es la única que se presenta como proceso de «calificación»

Alerta ciudadana

Organizaciones productivas, sociales y mapuches han sido las primeras en advertir la situación de las salmoneras en la Provincia del Ranco, viendo amenazadas la biodiversidad, el consumo humano y productivo de las aguas de la cuenca.

Mario Ortiz, de la ONG ArteCrea de La Unión, es uno de los dirigentes locales que vigila la situación. Si bien, considera el inicio del estudio como un gran avance para la conservación, denuncia que son varias empresas las que están contaminando legal e ilegalmente la cuenca del Río Bueno.

Ortiz hace referencia a la reciente detención parcial que autorizó el Tribunal Ambiental de la Piscicultura Cocule de Inversiones Gramado y que obtuvo su Resolución de Calificación Ambiental (RCA) el 4 de abril de 2014, durante el primer mes del gobierno de Michelle Bachelet.

Debido a la denuncia y presión de dirigentes, el proyecto que mantiene una capacidad declarada de producción de biomasa de 3.654 toneladas por año, ha significado un botón de muestra hacia las autoridades de lo dañino de las inversiones que continúan poblando la cuenca.

Otra voz regional en alerta es la del Consejero Regional Matías Fernández, quien señaló que “las inversiones privadas no pueden anteponerse al interés común de conservar la cuenca que abastece de agua a las principales actividades sociales, económicas y a la biodiversidad en general del territorio”, afirmó.

Para el consejero, aún no es del todo clara la posición del Gobierno Regional sobre la protección del Río Bueno, debido al discurso y práctica “anti-ambiental” que ha sostenido el ejecutivo y las grandes empresas con este tipo de normas.

“Hay que recordarle a este gobierno, que si la cuenca del Río Valdivia aún no tiene norma secundaria que la proteja es porque un sector de poderosas empresas derribó la propuesta que comunidades y científicos pretendían para su conservación, mediante el argumento de que significaba ‘un freno a la inversión’”, puntualizó Fernández.

A su vez, Ortiz enfatiza en que es un muy buen momento para aplicar normas ambientales al río, “debido a que no está tan intervenido ni contaminado como lo está el río Valdivia”.

De hecho, “tampoco las empresas salmoneras son lo suficientemente fuertes aún en la región como para presionar más que nosotros por la protección de toda la cuenca”, explica Ortiz, quien lleva más de una década siendo parte de los defensores del Río Bueno y denunciando la contaminación en la cuenca.

En ese sentido, consideró que haber logrado la norma es un “gallito ganado por la ciudadanía”, y detalla que, “esta norma sólo es posible aplicarla gracias a la red de defensa que mantiene el Río Bueno, y que la componen pequeños productores de leche, berries, vino, emprendimientos turísticos y comunidades mapuche”.

Negocio de la piscicultura en la cuenca

Si bien, la apertura al mercado de las aguas chilenas inició en 1981 con el Código de Aguas que creó el dictador Augusto Pinochet, no fue hasta el año 2000 que la venta de derechos de aguas a pisciculturas e hidroeléctricas aumentó.

¿La razón? Las autoridades políticas veían favorablemente las características de las cuencas del sur para el inicio de actividades económicas como las hidroeléctricas y la piscicultura de salmones.

En otras palabras, motivados por aumentar la mercantilización de las aguas de la cuenca del Río Bueno y la inversión en ellas comenzaron a constituir derechos de aguas a perpetuidad para su venta, con lo que se generó una pronta “re- asignación” de derechos de aguas a perpetuidad entre las mismas empresas. Es lo que da a conocer el informe de caracterización de los derechos de aguas entregados en el Río Bueno del ingeniero en recursos naturales José Valdés.

En el mismo estudio de 2016 se menciona que “se registraron 95 titulares únicos de derechos” a perpetuidad donde los principales usos involucrados son la hidroelectricidad y la piscicultura.

Amenaza al ambiente

“La alta concentración de nutrientes que contienen los desechos industriales que lanza la industria a la cuenca del Río Bueno, podría desencadenar el fenómeno de eutrofización del medio acuático y un impacto en el largo plazo”, explica el biólogo marino, Rodolfo Assef.

Así lo señala igualmente un estudio del 2015 de la Universidad Católica de Temuco, que explica qué significan las pisciculturas para la cuenca, ”la cuenca del Río Bueno ha sido estudiada parcialmente, […] En los ríos estudiados (Nilahue, Quimán, Pitreño) se observaron valores altos de nitrógeno (N) y Fósforo (P) que indican contaminación, atribuible a descargas de las pisciculturas y otras fuentes”.

Por lo demás, el informe relata que han sido diversos estudios los que han detectado un avance “hacia la mesotrofia en los cuerpos lacustres, debido a las descargas contaminantes, principalmente de nutrientes (P, N) que afectan a sus ríos afluentes y mal manejo de las cuencas hidrográficas en el sur de Chile”, indica.

Tabla detalle pisciculturas en cuenca del Río Bueno en base a datos del SEIA (23 de marzo del 2019)

Nuevas pisciculturas

San Pablo: 10 millones de dólares

Uno de los nuevos proyectos que asoma y preocupa a pobladores de la Provincia del Ranco es el ingreso reciente al Servicio de Evaluación Ambiental del proyecto “Piscicultura San Pablo” de la empresa Inversiones Metahue S.A.

El proyecto, señalado como “interregional” por el SEA, representa 10 millones de dólares de inversión y se ubica en el Río Pilmaiquén en la comuna de san Pablo, Provincia de Llanquihue, y que pretende una generación anual de biomasa de 3.654 toneladas al año.

Aquasan: solicitud aprovechamiento de aguas

Asimismo, dirigentes han señalado como una nueva amenaza de contaminación la solicitud de aprovechamientos de agua que “de uso no consuntivo” por parte de la Piscicultura Aquasan S.A en pleno Río Bueno para la realización de actividades de producción salmonera.