“La pandemia quebró la idea de que el personal de salud sobraba y era ineficiente”: dirigente de salud del Hospital Base Valdivia

por | May 27, 2020

Dino Rossinelli es tecnólogo médico del Hospital Base de Valdivia, dirigente local de la Confederación Nacional Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud (FENPRUSS) y parte de su directorio nacional. 

En entrevista con CAPSULAR, relató en qué condiciones está el sistema de salud público chileno que se encuentra librando su desafío sanitario más grande en décadas y cómo se constata en la Región de Los Ríos. 

La pandemia llegó mientras el país enfrentaba una crisis hospitalaria, una disminución presupuestaria regional en salud y una constante precarización laboral del personal de salud, lo que contrasta con los actuales discursos de autoridades que hoy ensalzan su labor.

Falta personal

La llamada “primera línea” que enfrenta diariamente la pandemia y la presión sobre el sistema de salud, compuesta por profesionales, técnicos y administrativos, no es suficiente en cantidad, constata Dino Rosinelli. 

Crítico, recuerda que “la pandemia vino a quebrar el paradigma que sostiene que en el sistema de salud sobraba gente, que estábamos casi vegetando y que éramos poco eficientes”.

Sin embargo, el dirigente plantea que hay “mentes financieras en los gobiernos que prefieren aplicar e introducir contingente en el último momento, el problema es que debe ser antes, por que cuando se haga necesario será tarde”.

Muchos juzgan las metáforas bélicas frente a esta crisis sanitaria, pero al parecer no hay otra que se asemeje al deficitario panorama que vivimos: “Esto es como una guerra, donde tienes un frente de batalla, que debes ir rotando para descansar, renovarlos, entregarles insumos, alimentación, artillería, etc.”.

Probablemente es difícil pensarlo aún así para la región, ya que “estamos relativamente tranquilos”, dice Rosinelli, pero señala que “en cualquier momento puede desencadenarse un brote, eso nos pondría en serios aprietos”.

“Yo habría estado contento si tuviéramos personal contratado y listo para la batalla”, acusa. Sin embargo, el dirigente plantea que hay “mentes financieras en los gobiernos que prefieren aplicar e introducir contingente en el último momento, el problema es que debe ser antes, por que cuando se haga necesario será tarde”.

Reducción presupuestaria en HBV

El grave déficit presupuestario, generado fundamentalmente por la deuda hospitalaria del Estado con sus prestadores, golpeó muy fuerte al Hospital Base de Valdivia (HBV), dejando sin insumos básicos para la atención de pacientes, tal como lo constató Bío Bío.

A raíz de esta situación, trabajadores del hospital iniciaron movilizaciones e incluso la toma del Servicio de Salud de Valdivia, días antes del 18 de octubre, inicio de la histórica revuelta social, lo que hizo olvidar el grave déficit. 

La deuda hospitalaria no se ha cerrado. Es un problema que está como una viga en el sistema. “Lo que pasó esta vez es que el presupuesto se redujo más que el año anterior y sólo aumentó el ítem de compra de servicios o compras a terceros”, aclara Rosinelli. 

Si nos preguntamos, ¿en qué condiciones estaba el sistema de salud antes de la pandemia,  una dirigente de la CONFUSAM recuerda que “pasamos 12 a 13 días sin insumos, agotamos todo, hasta los fármacos de urgencia, por eso recurrimos al intendente, porque nuestros usuarios corrían riesgos”.

Clínicas

Otro ejemplo que entrega Rosinelli sobre negocios que avanzan es el de las clínicas, que por la pandemia están siendo controladas por el Estado para aumentar la capacidad de atención para pacientes coj COVID-19, donde nuevamente habrá un traspaso de dineros públicos a privados. 

“Hoy día lo podemos ver, la Clínica Alemana está atendiendo a nuestros pacientes hace tiempo, antes del estallido social incluso, la Clínica Costanera igualmente está siendo implementada para atención de pacientes y pabellones”, señala el dirigente.

Por lo tanto, “nos hemos dado cuenta que en la región y a nivel nacional hemos carecido de infraestructura y personal para atender a la población”, puntualiza.

Nos vemos enfrentados a una tremenda bestia y no sabemos realmente cómo ganarle correctamente. Los recursos a la salud pública son insuficientes desde siempre, en crisis con mayor razón», concluye.