«Hay algo en el ejercicio del poder, en cualquier nivel y lugar, que hace que la gente bien intencionada luego termina desviándose”, entrevista a la académica Yanira Zuñiga

por | Nov 1, 2020

"Hay-algo-en-el-ejercicio-del-poder-en-cualquier-nivel-y-lugar,-que-hace-que-la-gente-bien-intencionada-luego-termina-desviándose”,-entrevista-a-la-académica-Yanira-Zuñiga

El mandato popular tras el plebiscito del 25-O ratificó no sólo la necesidad de una nueva constitución, sino también la exclusión de los parlamentarios del proceso constituyente, tomando fuerza la idea de que los convencionales no obedezcan a los desacreditados partidos políticos y el desarrollo de canales de deliberación territorial.

En entrevista con CAPSULAR, Yanira Zuñiga Añazco, doctora en Derecho académica de la Universidad Austral de Chile dedicada a la docencia y la investigación sobre género, democracia y derechos humanos repasó parte de estas disyuntivas que el país deberá enfrentar para alcanzar un nuevo contrato social legítimo.

Airear los partidos

Yanira Zuñiga explica que en principio los partidos tienen un rol y utilidad básicos para la democracia y que es poder resolver diferencias y desacuerdos, aunque luego hay tendencias que pueden desvirtuarla. «La política sirve porque encauza los desacuerdos, su valor en la vida social es su carácter transformador, en el sentido de propiciar cambios y adecuarse a las nuevas demandas sociales«.

De hecho, parte de la deslegitimidad del ejercicio de la política y los partidos, tiene relación con la concentración de poder y la búsqueda de intereses particulares o alejados de los comunes.

Los partidos políticos- para Yanira Zuñiga- tiene muchas veces una «tendencia a anquilosarse porque reproduce su propio poder, y ese poder tiene protagonistas, por lo tanto, esas personas tienen intereses e incentivos para reproducir su propio poder y para excluir a otros, tiene este carácter centrífugo, que va expulsando a otros”.

Los partidos políticos- para Yanira Zuñiga- tiene muchas veces una «tendencia a anquilosarse porque reproduce su propio poder, y ese poder tiene protagonistas, por lo tanto, esas personas tienen intereses e incentivos para reproducir su propio poder y para excluir a otros, tiene este carácter centrífugo, que va expulsando a otros”.

De hecho, «hay algo siempre en el ejercicio del poder, cualquiera sea el nivel, no sólo el político sino también en otros lugares, que hace que la gente bien intencionada al principio, luego termina desviándose, y esto está muy dicho, no lo diría como que se corrompe, pero crea incentivos para mantenerse, y al final no le hacen bien al sistema por lo tanto hay que contrarrestarlos”, profundiza la investigadora, quien ha dedicado parte de su trabajo al problema de la exclusión de género en la sociedad y la propuesta de una democracia paritaria.

Por esta razón, estos espacios políticos «hay que tratar de constituirlos, de tal forma que se vaya aireando, permitiendo que ingresen otras personas, que haya renovación. Por eso, estos acuerdos institucionales que buscan impedir que la gente se eternice en el poder y obligan a la renovación del mandato son tan importantes, porque permiten la circulación y que ingresen ideas nuevas», sostiene Zuñiga.

Claves para la elección de convencionales

El  descrédito de los partidos políticos parece arrastrarse también hacia las elecciones de convencionales constituyentes, el próximo 11 de abril del 2021, situación que ha vuelto a colocar -aparentemente- la demanda por tener representantes de intereses comunes y no sólo de partidos o particulares en la convención constituyente.

Los independientes: un tema práctico y no de principios

Desde la mirada de Yanira Zuñiga, «hay la posibilidad de que los partidos tomen nota de que sus posibilidades de tener puestos en la constituyente son mayores si se proyectan hacia el mundo de independientes que si no lo hacen. Porque si no lo hacen, podrían ser castigados. Es decir, hay razones estratégicas para que los partidos, aún no estando obligados a hacerlo, tengan incentivos para incluir independientes”.

«El problema de la cuestión de los independientes es práctico y no de principios»– afirma la académica- quien advierte que un pool con muchas listas- de partidos e independientes que no se coloquen de acuerdo- puede bajar las posibilidades de que un conglomerado de ideas baje su representación, es decir, entre más listas de un conglomerado menor posibilidad de ser electos».

Posibilidad de una constituyente deliberada territorialmente

Otra situación sobre la que colocó el foco la investigadora y académica de la UACh, tiene relación con la posibilidad de crear un modelo participativo y deliberativo desde lo territorial para la constituyente, para lo cual es clave la discusión sobre el reglamento que elaborarán los representantes para la constituyente

No es una idea nueva y sin bases, «en Sudáfrica, que venia atravesando un proceso de apartheid, una fisura social mucho mas importante con discriminación racial profunda, fue capaz de articular un proceso constituyente con participación territorial», recuerda Yanira.

En ese sentido, apunta a lo clave que será la elaborar un reglamento de la Convención Constituyente con canales de participación. «Los propios convencionales pueden establecer en el reglamento que elaborará una vez electos, canales de participación efectiva de la ciudadanía, que pueda suponer incluso, la posibilidad territorialmente de iniciativas presentadas  por organizaciones sociales», explicó.

«¿Qué tienen en común la derecha, la Nueva Mayoría y el Frente Amplio?, la concepción del poder», académico UACh analizó desfase entre ciudadania y partidos en el proceso constituyente

¿Cómo enfrenta el país el plebiscito?, ¿existe una neoliberalización de los partidos? Y ¿cómo reoxigenamos la democracia chilena? Fueron parte de las principales preguntas que repasamos en nuestro segundo capítulo de “¿Qué dicen Los Ríos?” junto al invitado Egon...