Servicio de Salud Valdivia ordenó compra de 8 mil test rápidos de COVID-19 sin saber si están validados

por | Abr 7, 2020

Servicio_Salud_Valdivia_COVID19

Luego del primer caso de contagio identificado en Chile el 3 de marzo, diferentes entidades públicas locales y regionales comenzaron una carrera por comprar insumos médico y test rápidos para enfrentar de alguna forma la pandemia, aunque sin la recomendación o validación del Instituto de Salud Pública. 

De acuerdo al reportaje de Salud en Lupa, son 64 instituciones entre servicios de salud, hospitales y municipalidades las que se han hecho parte de una carrera desenfrenada por adquirir insumos. Dentro de estos son más de 49 mil test rápidos COVID-19 los ordenados durante marzo, ascendiendo a un valor aproximado de 588 mil dólares, entre estas instituciones se encuentra el Servicio de Salud de Valdivia (SSV) con una compra de 8 mil test, una de las de mayor volumen.

¿El problema? las órdenes de compras se han realizado sin ningún tipo de recomendación o validación por parte del Instituto de Salud Pública (ISP), que tiene como función velar y fiscalizar la calidad de los insumos e instrumentos médicos usados en en el marco de la estrategia nacional para la detección y diagnóstico del COVID-19.

puede “constituir un riesgo sanitario” respecto a la adquisición de test rápidos que detectan anticuerpos y no el virus propiamente tal

¿Una compra apurada o retraso del ISP?

De hecho, fue el propio ministro de salud Jaime Mañalich, quien el 3 de abril realizó un enfático llamado para “no adquirir test rápidos que no hayan sido autorizados por el ISP”. 


El llamado de la autoridad sanitaria se realizó luego de que la Sociedad Chilena de Infectología  (SOCHINF) comunicara el 2 de abril una falla grave que puede “constituir un riesgo sanitario” respecto a la adquisición de test rápidos que detectan anticuerpos y no el virus propiamente tal: “no hay a la fecha una recomendación del ISP ni flujograma sobre test basados en la detección de Anticuerpos IgM/IgG y que ya se ofrecen en el comercio”.

Pero las y los científicos de la SOCHINF, no han sido los únicos que han puesto las alarmas sobre la compra de test rápidos para la detección de anticuerpos.


El 30 de marzo representantes del MINSAL y científicos del Consejo Asesor COVID-19 sesionaron para acordar, entre otras cosas, medidas que permitan “diversificar y ampliar la cobertura de pruebas diagnósticas”, tanto de las pruebas RT-PCR (la preferencial para diagnosticar) como de pruebas rápidas que identifiquen antígenos (el virus) y no anticuerpos, como las actuales compras del SSV.

la falta de recomendaciones y orientaciones para la validación de los insumos de laboratorio y test desde el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP), sumado a la acelerada adquisición desde entidades públicas de insumos y test sin esperar los lineamientos centrales técnicos, ha sido catalogado como una falla estratégica

Sin recomendación hasta hoy

Hasta la publicación de este reportaje, ni el Instituto de Salud Pública ni el MINSAL han publicado ninguna lista de validación, recomendación o  protocolo respecto a la adquisición de test rápidos en sus plataformas.

Cabe especificar, que desde la noche del 4 de abril sólo figura un listado de test rápidos para detección de anticuerpos (IgG/IgM) CoVID-19  realizado por el Foro Internacional de Reguladores de Dispositivos Médicos en la página del MINSAL

En el listado, se señala que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la implementación del RT-PCR para la detección molecular del COVID-19, y se explicita, que los test rápidos para la detección de anticuerpos IgM e IgG no son considerados como un test apropiado para la confirmación o diagnóstico de COVID-19.

Es así, que la falta de recomendaciones y orientaciones para la validación de los insumos de laboratorio y test desde el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP), sumado a la acelerada adquisición desde entidades públicas de insumos y test sin esperar los lineamientos centrales técnicos, ha sido catalogado como una falla estratégica del mejor sistema de salud del planeta, como lo denominó el ministro Mañalich.


Test rápidos para la COVID-19

Compras sin validación en Valdivia

El Servicio de Salud de Valdivia ordenó la compra de 8 mil test rápidos para la detección de anticuerpos marca “VivaDiag” igM/IgG el 22 de marzo a Alatheia Medical S.A por $64.640.000 y no del virus, como recomiendan expertos,  siendo esta una de las mayores compras identificadas entre las 64 instituciones que registran órdenes de compra en mercado público según la investigación de Salud en Lupa. 

Una segunda compra por 1000 test rápidos de marca “OnSite” a la distribuidora Farmalatina con fecha de 23 de marzo fue cancelada el 6 de abril.

Tres tipos de test

Es relevante resaltar que en el mundo se han utilizado al menos 3 tipos de pruebas para la detección del COVID-19: el PCR (Reacción de Polimerasa en Cadena, por sus siglas en inglés), es capaz de detectar el antigeno (el virus) a nivel molecular, sin embargo, su procesamiento es lento y técnicamente es complejo.

Luego viene el test rápido de antigenos, que es capaz de rastrear la proteína del virus, es fácil y rápida de realizar.

Ambas pruebas detectan el virus, por lo tanto, hace que sean fiables para detectar en un desarrollo temprano de la enfermedad, se realizan mediante muestras de secreciones naso-faringeas. Aunque la PCR es la única recomendada para confirmar o descartar casos de contagios, se ha propuesto, desde el Consejo Asesor COVID-19, usar el test rápido como alternativa, debido a la demora en los resultados que significa la PCR.

Y en tercer lugar, existe el test rápido de anticuerpos (IgG/IgM), el que fue adquirido por SSV, la cual es una prueba serológica o en base a una muestra de sangre que detecta los anticuerpos, eso quiere decir que su efectividad es baja en etapas tempranas de la enfermedad y puede haber reacción cruzada con otros coronavirus. Es un buen complemento de las pruebas de antígenos ya que puede dar información sobre el rol y magnitud de las infecciones asintomáticas y a nivel poblacional.

Otros insumos sin validación


Otro aspecto que se ha vuelto crítico, es la calidad de las tórulas- vástagos que en sus puntas tienen hisopos estériles- que sirven para la toma de muestras de secreciones nasofaríngeas que permiten detectar el virus Sars-covid-19.

Así lo hizo ver la Sociedad Chilena de Infectología, quien mostró preocupación debido a “que el ISP no cuenta con postura oficial sobre la calidad de estos insumos” y que incluso, tórulas rígidas de baja calidad han sido entregados desde el MINSAL a algunos laboratorios del país.

En relación a ello, desde el Hospital Base de Valdivia existe al menos una orden de compra de tórulas para la extracción de muestras. 

La compra consiste en 1300 unidades de tórulas marca Puritan (Estados Unidos) modelo 25-806 1PD, el 2 de abril, las que según las especificaciones técnicas no correspondería al insumo ideal para la obtención de muestras. 


Tórula flexible permite ingreso de mejor forma para tomar muestras con mejor representación.

De acuerdo a sociedad científica, existen diferentes tipos de tórulas y no todas podrían asegurar buenos resultados en el testeo del COVID-19. Su especificidad técnica es importante, ya que, una tórula con un vástago flexible permitiría una muestra representativa que ingrese de forma adecuada (y menos incómoda) a la zona nasofaríngea.

La mala calidad de una muestra arriesga a que los resultados puedan arrojar falsos negativos.